Secs
Mins
Hours
Days
10 KMS UNIVERSITARIOS

miércoles, 13 de junio de 2018

EL FIN DE UNA BONITA ETAPA. AHORA SÍ

Jueves, 7 de junio: 7.21 kms en 48:20 a 6:42 por km.  154-168.

Todavía con ligeras molestias en la rodilla y sin mucho fondo físico, salió este entrenamiento.

Lunes, 11 de junio: 6 kms en 36:25 a 6:04 por km. 168-193.

La rodilla perfecta, ninguna molestia, de maravilla y cuando en mi caso no hay problemas físicos, sale mi ritmo alegre y subo pulsaciones, el corazón se pone enseguida a trabajar. Sorprendido de seguir teniendo a mi edad tan altas pulsaciones, más propias de un chaval de menos de 30 años, increíble…que desaprovechado tengo el corazón, a ver si pierdo peso…

Miércoles, 13 de junio: 3 kms en 17:20 a 5:46 por km. 161-174.

Miércoles, 13 de junio: 3 kms en 20:15 a 6:45 por km. 158-170.

Mi idea era haber completado 6 kms del tirón y habrían salido por debajo de 6 el km, una muestra más de lo rápido que me adapto a una mayor exigencia pero tras los 3 primeros kms noté de nuevo molestias en la rodilla porque he corrido con kilo y medio más que el lunes y eso lo noto y lo notó mi rodilla, así que decidí completar los otros 3 kms más tranquilo, que le vamos a hacer…

Ahora sí que con este entrenamiento de hoy, doy por finalizada esta etapa de 12 años corriendo y 10 y medio contándolo, se dice pronto…que barbaridad…y comienza desde mañana mismo, aunque me tomaré unos días de vacaciones runeriles, otra etapa tan bonita o más que esta, que ya ha quedado atrás, será el maratonman 2.0 o el 10 kms man, como sea, seguiré en este blog, con este nombre de siempre pero yo ya no seré el mismo, ya no, seré seguramente mejor corredor y mejor persona o al menos pondré en ambas cosas más empeño.

Hasta septiembre u octubre que vuelva con fuerza y renovado, que os vaya muy bien a todos y todas. El tiempo vuela, en nada estoy por aquí. Gracias por la paciencia y el seguimiento, vienen grandes momentos y por aquí los compartiré, lo mejor está por llegar, eso siempre. Feliz verano¡¡¡¡.

domingo, 10 de junio de 2018

RAFA NADAL: 11 RGS Y 17 GRS. IMPRESIONANTE
















Rafael Nadal ya muerde por undécima vez el trofeo de Roland Garros, esta vez entregado por la leyenda australiana Ken Rosewall. Otra leyenda 'aussie' Margaret Court, había sido la única en coleccionar por 11 veces un mismo grande. Fue el suyo, el Abierto australiano, entre 1960 y 1973.

Pasados 45 años, el español lo volvió a hacer tras derrotar en la final de los Internacionales de Francia a un correoso Dominic Thiem por 6-4, 6-3 y 6-2, en 2 horas y 42 minutos. A la quinta bola fue la vencida. El más joven de los dos siempre pareció el español y eso que tiene siete años más.

Rafa ya sólo mira para arriba en 'Grand Slam' y por delante de él, entre los hombres, sólo encuentra a Roger Federer con 20. El tiempo dirá si le coge pero los cinco años de diferencia entre ambos son una buen medidor de lo que puede llegar a pasar. 

Nadal empezó como casi siempre, sacando. Lo hizo manteniendo su servicio en blanco y rompiendo después a Thiem. De los primeros ocho puntos había decantado uno el austriaco a su favor. Dominic tenía dos opciones: rendirse desde el minuto uno o empezar a jugar.

El pupilo de Galo Blanco sabía que sus opciones pasaban por ser agresivo pero hasta cierto punto. No se puede ganar a Rafa en tierra sin largos intercambios. A los 20 minutos sólo se habían disputado cuatro juegos pero Thiem ya había firmado las tablas.

Toni Nadal estaba sentado en su siito de siempre aunque esta vez como tío del campeón y no como entrenador. Comentaba la jugada con Carlos Costa, agente del tenista. El cielo amenazaba lluvia pero, de momento, daba tregua. El número 1 mundial paró la sangría anotándose el quinto juego y devolviendo la tranquilidad a su muñeca.

El aspirante a rey jugaba con los ángulos, algo que sabía de antemano le iba a dar buen resultado porque su rival se posicionaba muy lejos de la línea de fondo. 

Lo que pasó entonces es que Dominic vio mala una pelota que botó en la línea y que le daba el empate tres. La grada le silbó por ello. Rafa tuvo entonces tres opciones de una segunda rotura, neutralizadas todas por el finalista que se agarraba al duelo con una maestría inusitada en un novato.

Había puntos tan brillantes que hasta Nadal los aplaudía. Entre los 16.000 aficionadas se escondía debajo de una gorra Zinedine Zidane, que no quiso perderse la final en la que participaba un célebre madridista como Nadal. Precisamente el exentrenador del Madrid fue el primero en darle la Copa de los Mosqueteros, en la edición de 2005.

Con servicios a 215 kilómetros por hora, Thiem seguía tuteando al eterno tirano de París. Lo hizo hasta el décimo juego. Allí llegó el segundo 'break' de Rafa, en blanco, que le dio la manga inicial. Habían pasado 57 minutos. Las opciones de Thiem en la final pasaban por ganar el primer set y lo había perdido.

Rafa abandonó momentáneamente la pista para cambiarse de camiseta en los vestuarios. El manacorí empezaba a recuperar jugadas con pelotas que bajaban con nieve. El lenguaje corporal del austriaco era sinónimo de rendición cuando vio que perdía cinco juegos consecutivos. El 3-0 de la continuación mató todas sus esperanzas, si es que le quedaban algunas, de hacer frente a un adversario casi inexpugnable. 

Toni Nadal asentía al tenis desplegado por su sobrino con la cabeza y con frases de aprobación: "Muy bien Rafael, muy bien", indicaba desde su posición privilegiada en la central. La táctica de tirarle una y otra vez al revés a una mano e Thiem estaba surtiendo efecto. 

El austriaco acortó distancias estrenando su casillero en la segunda manga. Pero ya era demasiado tarde para él. En las dos derrotas de Nadal en el polvo de ladrillo parisino había un denominador común: Robin Söderling y Novak Djokovic, en los octavos de 2009 y en los cuartos de 2015, se habían adelantado en el tanteo. El porcentaje de efectividad del balear en su segunda casa es para enmarcar: 86 partidos ganados y dos perdidos, lo que da un 97,7 por ciento de éxito.

'Warning' por tiempo

Con 4-2 y 30-30 hubo la primera amonestación por tiempo al saque del balear, que era la segunda del torneo después de la que le señalizaron en el debut con Simone Bolelli. Thiem ganó ese punto y se fabricó una pelota de rotura, una pelota para recuperar la vida. La neutralizó Rafa con una certera dejada. Y después de una, pues otra. Su oponente había perdido pista. Se paso de un posible 4-3 y saque para Dominic al 5-2.

En el banquillo del defensor de la corona se levantaba Jordi Robert 'Tuts', su agente en la multinacional estadounidense Nike y el más supersticioso del equipo. Y es que lucía la misma elástica con el número 13 que en aquel ya lejano 2005 con el triunfo ante Mariano Puerta. 

Calambres en la mano izquierda

Thiem se puso por primera vez delante con el 0-1 del tercer set. Poco le duró la alegría porque en el tercer juego, entregaría definitivamente sus armas. El susto, sin embargo, llegó con 2-1 y 30-0. Nadal notaba calambres en la mano izquierda y después en el brazo, y paró el partido al instante para ser atendido por el fisioterapeuta del torneo. La afición aprovechaba para divertirse con la famosa ola.

Rafa no tuvo tiempo de dudar porque el austriaco las tiraba todas fuera. El mosquetero acabó sin ceder un set, algo que ya había hecho cuatro veces antes, en 2008, 2010, 2013 y 2017. Nadal es París.

Rafael Nadal es, de nuevo, el campeón de Roland Garros. Antes de recibir la Copa de los Mosqueteros, el balear se sinceraba que "me asusté en el tercer set cuando noté calambres en la mano izquierda. Es que había mucha humedad. De ninguna manera me hubiera retirado. Hubiese jugado hasta con la mano derecha porque tenía dos sets de ventaja y es un partido único", relataba.

Nadal daba crédito al derrotado, Dominic Thiem, y le felicitaba por el torneo: "No ha ganado este año pero seguro que tendrá muchas más oportunidades de levantar el título aquí". 

El balear, que abandonó la pista a la conclusión del partido para irse a los vestuarios, no encontraba palabras para "describir lo que sentía por un undécimo título en París que nunca pensé en conseguir". Empezó su discurso en francés y lo acabó en inglés. El campeón, que recibió la Copa de los Mosqueteros de manos de ken Rosewall, no aguantó la emoción después de recibir el reconocimiento de la grada y se puso a llorar antes de escuchar el himno español.

La undécima copa de Roland Garros en manos de Rafael Nadal fue algo más que un récord sobre la arcilla de París. El español continúa escribiendo la historia de este deporte con nuevos y mejores triunfos para seguir aumentando su condición de leyenda en el ATP World Tour con un nuevo título para el Rey del polvo de ladrillo y su título No. 17 en Grand Slam.

“Ganar 11 veces Roland Garros es mucho. Es algo único y es difícil de pensar de ganar 11 veces un mismo torneo. No puedo decir más que eso, pero es mucho”, sentenció Nadal, quien se convirtió en el segundo jugador en toda la historia en ganar 11 veces un mismo torneo, uniéndose a la australiana Margaret Court, quien logró 11 veces el Abierto de Australia entre 1960-66, 1969-71 y 1973.

Nadal habla con orgullo pero siempre con humildad, y hasta considera que hay cosas para cambiar para un jugador que ha ganado tantas veces en París. “Siempre hay que mejorar… todo el mundo puede mejorar. El límite no se conoce nunca, no hay nada que te diga donde está el límite. Luego cada uno tenemos nuestras limitaciones pero tampoco las conocemos, al final, porque si tienes la idea de hacerlo mejor… el sentido del deporte es ir a entrenar y a jugar con la ilusión de hacer algo mejor de lo que lo hacías antes”, afirmó.

El español, que apenas cedió un set ante Diego Schwartzman camino de la copa, valoró la forma con la que se abrió paso en la arcilla parisina recordando su amplio recorrido previo en el torneo: “Cada año son sensaciones diferentes y únicas. En un momento dado, cuando has jugado muchas finales hay situaciones que ya has vivido y normalmente tienes la capacidad especial para aguantarlas un poquito mejor y entender los momentos de tensión”, aseguró.

¿Cuál ha sido el momento más difícil del torneo para el? “El momento más difícil ha sido el set y break abajo ante Schwartzman. Esa es la realidad, al final, fue el momento complicado del torneo”, consideró y se mostró contento por su capacidad de sobreponerse a cada situación en cada encuentro y en la final de este domingo. “He luchado mucho. En 2005 quizá hubiera jugado cada juego al máximo de lo que uno puede y con los años uno va entendiendo los momentos en los que uno debe apretar, cuando se puede tomar un pequeño descanso, tanto físico como mental”, contó.

“Es una pista especial en la que el viento tiene un impacto importante. El juego del 4-4 en el primer set sabía que era vital salvarlo con mi servicio… Al juego siguiente, con presión para el rival, si yo conseguía poner bolas dentro y con una decisión adecuada era una muy buena oportunidad para ganar el set y tener un avance importante”, analizó el campeón y elogió a Thiem: “El ha tenido opciones, no se ha ido del partido, no he visto altibajos en su juego y yo creo que jugué tácticamente muy bien y tenísticamente también y lo he aplicado bastante bien la idea con la que he ido a la pista”.

Con 11 coronas a la espalda pero el hambre del primer día, el español valoró el peso de todos los trofeos alzados en París donde acarrea un inigualable record de 86-2: “Al final todo se reduce a la ilusión que me hace ganar un nuevo Roland Garros. Ni 11, ni 10, ni 8… todo da igual, esto es lo que me da a mi el sentimiento de sumar un título más en el torneo más importante del año”.

“Saber por el resto del año que te aseguras tener un poquito más de tranquilidad. Pase lo que pase el año probablemente sea muy bueno, habiendo ganado dos ATP World Tour Masters 1000, un 5000 y un Grand Slam, va a ser bueno”, analizó.

“Soy un agradecido a la vida la posibilidad que me ha dado… hay muchísima gente que trabaja como yo o más y no ha tenido la suerte de ganar todos estos torneos”. 11 finales, 11 títulos en Roland Garros y sigue contando.

Nadal se queda a tres títulos de los 20 de Roger Federer. En este sentido, comenta que "Ahora quiero disfrutar del momento. No puedo pensar en ganar más. No me puedo volver loco con eso. No te puedes volver loco si alguien tiene más grandes, más dinero, más casas... Claro que me gustaría tener 20 como Federer o más pero ahora no está en mi cabeza. 17 es un número increíble. Juego a tenis para ser feliz y ya he hecho una carrera increíble. No estoy obsesionado en los grandes de Federer".

Nadie en la historia de este deporte ha logrado levantar en tantas ocasiones un mismo título como Rafael Nadal. Después de hacerlo en el Rolex Monte-Carlo Masters y en el Barcelona Open Banc Sabadell once veces, el No. 1 del Ranking ATP repitió la hazaña en Roland Garros tras batir a Dominic Thiem en la final este domingo en la Philippe Chatrier. En ATPWorldTour.com repasamos once curiosidades de cada uno de sus once títulos en París:

1. Todo empezó ante un doctor. El español firmó la primera de sus 86 victorias en Roland Garros frente al alemán Lars Burgsmuller en la edición de 2005. En aquella ocasión, se presentaba como No. 5 del mundo pero sin experiencia previa en la tierra batida parisina, a pesar de llegar con la condición de campeón unas semanas antes de los torneos ATP World Tour de Montecarlo, Barcelona y Roma. Un 23 de mayo inició su camino hacia el título frente al alemán en la Pista 1 y en una hora y 45 minutos inauguró su casillero de victorias por 6-1, 7-6(4), 6-1. En la actualidad, Burgsmuller trabaja en un hospital como radiólogo. Por su parte, Nadal consiguió su primer título en la Philippe Chatrier al derrotar en la final a Mariano Puerta (6-7[6], 6-3, 6-1, 7-5), dos días más tarde hacer lo mismo en semifinales ante el entonces No. 1 Roger Federer (6-3, 4-6, 6-4, 6-3).

2. "Lo siento por ti, Guillermo". Entre mayo y septiembre de 1977 Guillermo Vilas dejó registrada la mejor racha de la historia sobre tierra batida con 53 victorias consecutivas. Hasta que el 30 de mayo de 2006, Nadal se encargó de pulverizarla 29 años después en Roland Garros. Todo ocurrió después de que el manacorense superara en su estreno en París aquella temporada a Robin Soderling por 6-2, 7-5, 6-1 en dos horas y 8 minutos. "Lo siento por ti, Guillermo, pero me hacía mucha ilusión", le confesó el español al oído tras sumar 54 triunfos seguidos. Pero no fue el último. Kevin Kim, Paul-Henri Mathieu, Lleyton Hewitt, Novak Djokovic, Ivan Ljubicic y Roger Federer fueron cayendo a su paso hasta terminar con 60 victorias y su segundo Grand Slam en la mochila.

3. Nadie es invencible, pero en París… Por primera vez, Nadal se presentaba en Roland Garros con la derrota como recuerdo. Era su tercera participación en el Grand Slam francés y unas semanas antes Roger Federer había puesto fin a la racha más importante de victorias seguidas en tierra batida de la historia (81) en la final del ATP Masters 1000 de Hamburgo (2-6, 6-2, 6-0). "81 son muchos días terminando con un triunfo", reconoció entonces el español. "Es mi récord más impresionante". Estaba claro que la racha tendría que terminar algún día, pero no suficiente para cuestionar su mandato en París. Allí fue derribando a cinco rivales que han sido campeones de Grand Slam: Del Potro, Hewitt, Moyà, Djokovic y Federer en la final (6-3, 4-6, 6-3, 6-4), la revancha más dulce de aquella tarde en Hamburgo.

4. "Ganará Roland Garros con 65 años". Era el grito desesperado de Nicolás Almagro en cuartos de final de Roland Garros 2008. En una hora y 44 minutos el manacorense pasó por encima de su compatriota por 6-1, 6-1, 6-1 en un partido impecable. "Va a ganar Roland Garros cuarenta años seguidos. Va a tener 65 años y va a seguir ganando Roland Garros. ¡Con 65!", ironizaba el murciano en el propio partido a su banquillo. Más allá de la hipérbole, Nadal consiguió algo que nunca había hecho hasta entonces: conquistar un Grand Slam sin ceder un solo set, y algo que nadie lograba desde 1981 (Bjorn Borg): levantar cuatro títulos seguidos en París.

5. Soderling no es suficiente. Adiós a las dudas. Un año antes, Robin Soderling había terminado con una racha de 31 victorias seguidas en Roland Garros 2009, convirtiéndose en el primer jugador en tumbar al español en París (octavos de final). Eso sí, en 2010 despejó los fantasmas enlazando los títulos en los ATP Masters 1000 de Montecarlo, Roma y Madrid. Una vez más, Nadal había recuperado el cartel de favorito para conquistar la Copa de los Mosqueteros pero debía confirmarlo sobre la arcilla gala. Gianni Mina, Horacio Zeballos, Lleyton Hewitt, Thomaz Bellucci, Nicolás Almagro y Jurgen Melzer fueron los peldaños que tuvo que superar hasta presentarse en la final, donde se reencontró con el sueco para vengar su derrota un año antes (6-4, 6-2, 6-4). Una vez más, Nadal no se dejó ningún set en el camino.

6. Hola, Borg. Roland Garros 2011 presentó un reto inédito para Nadal: remontar una desventaja de un set a dos en primera ronda. ¿Caería el vigente campeón por primera vez en su debut? John Isner amenazó con conseguirlo, pero el español se levantó ante un gigante (6-4, 6-7[2], 6-7[2], 6-2, 6-4). Fue la única debilidad de dos semanas doradas, donde una vez más el balear demostró que la Philippe Chatrier estaba destinada a ser su templo sagrado. En París fueron cayendo Pablo Andújar, Antonio Veic, Ivan Ljubicic, Robin Soderling y Andy Murray hasta que una vez más -sería la cuarta- Federer pondría a prueba al campeón. Y no falló. Nadal se impuso 7-5, 7-6(3), 5-7, 6-1 para igualar a Bjorn Borg con seis coronas en París.

7. Una final; dos días. Probablemente en 2012 Nadal culminó uno de los mejores inicios de su carrera de Roland Garros. El español se presentó en cuartos de final con autoridad, cediendo una media de no más de dos juegos por cada set ante Simone Bolelli, Denis Istomin, Eduardo Schwank y Juan Mónaco. Para ganarse una plaza en la final se encontró a un viejo rival en esta ronda como Almagro y en semifinales superó con contundencia a David Ferrer (6-2, 6-2, 6-1). En la última ronda esperaba Novak Djokovic, un rival ante el que había enlazado siete derrotas seguidas entre marzo de 2011 y abril de 2012. Hasta que en las finales de los ATP Masters 1000 de Montecarlo y Roma puso fin a la racha. Pero debía confirmarlo también en París. Y así lo hizo en una final en la que no faltó el drama. La lluvia fue protagonista y obligó a detener el encuentro con 6-4, 6-3, 2-6, 1-2 y resolverse el lunes. Finalmente, Nadal ganó el cuarto set (7-5) y su séptimo trofeo en Roland Garros.

8. "Lo de este tío es increíble". La historia continúa en París y siempre escribe el mismo final. De poco importa que por el camino se crucen 'huesos' como Fabio Fognini (tercera ronda) o Kei Nishikori (octavos de final). Tampoco el No. 10 Stan Wawrinka (cuartos de final). Ante ninguno de ellos se deja un set. Hasta que en semifinales, uno de los jugadores que busca de manera insistente desbancarlo en Roland Garros, para levantar su primera Copa de los Mosqueteros, se cruza en su camino. Es Novak Djokovic. Y, de nuevo, el drama vuelve a colorear un partido para el recuerdo con sabor a final. En cuatro horas y 37 minutos, el español sacó adelante el segundo partido de su carrera en la tierra batida francesa resuelto en la quinta manga (6-4, 3-6, 6-1, 6-7[3], 9-7). Ya en el encuentro por el título David Ferrer poco pudo hacer para evitar el octavo título de Nadal. "Es extraño. Hoy he perdido la final contra Rafa y voy a ser número cuatro del mundo y él, cinco. Se lo cambiaba, preferiría haber ganado y que él fuera cuarto en el ranking". Antes de rendirse al talento de su compatriota: "Tiene la mejor mentalidad que he visto nunca".

9. ¿Nadal Garros? En 2014 las sensaciones no son tan buenas como en años anteriores. Por primera vez se muestra frágil en su carrera sobre tierra batida. En el ATP Masters 1000 de Montecarlo fue David Ferrer el que logró despedir a Nadal en cuartos de final, mientras que Nicolás Almagro hizo lo mismo una semana después en la misma ronda en el Barcelona Open Banc Sabadell. El título en el Mutua Madrid Open (v. a Kei Nishikori) es el único título que porta el español en la mochila antes de encarar su camino hacia el noveno Roland Garros. Una vez más, Robby Ginepri, Dominic Thiem, Leonardo Mayer y Dusan Lajovic no logran arrebatarle un set antes de los cuartos de final en París. Ferrer es el único que puede hacerlo, pero no impide que Nadal llegue hasta la semifinal, donde deja fuera a Andy Murray (6-3, 6-2, 6-1). Y en la final, después de tres horas y 31 minutos, también puede con Djokovic por 3-6, 7-5, 6-2, 6-4. En sala de prensa una última pregunta: "¿Debemos cambiar el nombre de Roland Garros por Nadal Garros?". Responde el protagonista: "El nombre está genial así: Roland Garros. No necesitamos cambiar nada".

10. La décima. Jamás en su trayectoria Nadal había acumulado una sequía tal en Roland Garros, el termómetro que a lo largo de su carrera ha marcado cada temporada. En 2015 padeció ante Djokovic su segunda derrota en París en cuartos de final, mientras que un año más tarde no saltó a competir en la tercera ronda frente a Marcel Granollers (w.o.). ¿Sería capaz de lograr en 2017 su décima Copa de los Mosqueteros? Montecarlo, Barcelona y Madrid habían marcado el camino como antaño. Y como lo hizo otras veces antes, Nadal construyó un nuevo título sin ceder un solo set. Benoit Paire, Robin Haase, Nikoloz Basilashvili, Roberto Bautista Agut, Pablo Carreño Busta, Dominic Thiem y Stan Wawrinka no pudieron con el español. "Evidentemente, si lo he hecho yo lo puede hacer otro, pero se tienen que dar muchas circunstancias. No sé si voy a ver a alguien que me supere", reflexionó tras la hazaña.

11. Normalizar lo imposible. "Al final parece que es lo lógico, pero no lo es". La valoración de Nadal pone en perspectiva la dimensión del mito. El español llegaba después de sumar once coronas en Montecarlo y Barcelona… y también lo hizo en Roland Garros. Simone Bolelli, Guido Pella, Richard Gasquet, Maximilian Marterer, Diego Schwartzman, Juan Martín del Potro y Dominic Thiem fueron los siete escalones hasta la gloria por undécima vez.

Dominic Thiem es uno de esos jugadores de gran capacidad analítica, que puede poner rápidamente las emociones y los sentimientos en frío para quedarse con lo positivo y seguir para adelante. El austríaco sabe que pudo con Nadal ya en tres partidos sobre tierra, en Buenos Aires 2016, y en los ATP World Tour Masters 1000 de Roma 2017 y Madrid 2018, pero sigue siendo una cuenta pendiente lograrlo en París.

“Cuando Nadal ganó las primeras cuatro o cinco veces, siempre lo he mirado. Seguro que es algo muy bueno que he logrado mi camino y que hoy pude competir ante el en una final. Es algo muy bueno, honestamente, pero estoy algo desilusionado. Era una final y realmente quería ganar”, analizó el subcampeón y no escatimó en elogios a su verdugo. “Hay muchas cosas que lo hacen grande a Nadal. Pero si ganas un Grand Slam once veces, ya es algo excepcional y asombroso. Tienes que tener muchas habilidades extraordinarias y ética de trabajo para logarlo.

“Fisicamente disfruté más viéndolo desde el sillón”, bromeó Thiem, de 24 años, y con recursos de sobra para aspirar a ser campeón próximamente en París (semifinales en 2016/2017, antes de esta final). “Fue una pelea y fue un partido decente de mi parte. El estaba jugando muy bien y por algo hay una razón por la que ha ganado 11 veces aquí. Sin dudas que es uno de los mejores logros que alguien ha conseguido alguna vez en cualquier deporte”, aseguró, quien buscaba ser el segundo tenista de su país – hombre o mujer – en ganar un Grand Slam luego de Thomas Muster el Roland Garros 1995 Roland Garros.

¿Dónde se ubica la mayor dificultad de enfrentar a un jugador como Nadal? “No se trata de si es al mejor de tres o de cinco sets, si no de las condiciones, le calzan perfecto a Nadal: la cancha es bien grande, se puede devolver desde muy atrás de la base y esa es una ventaja también para el. También para mi, claro, pero ante cualquier otro jugador”, afirmó entre risas.

El austríaco se despide así de la superficie con récord de 18-5 en la temporada, con la experiencia de haber disputado su primera final de Grand Slam y orgulloso de sí mismo: “Fue muy especial, pero por el otro lado estaba bastante calmo y que debía jugarlo como cualquier otro partido. Creo que fue la decisión correcta, porque si dejaba que mis emociones me dominaran no le haría demasiado bien a mi juego”, dijo y planteó sus próxima meta, siempre bien alta: “Es un gran objetivo para mi jugar pronto una nueva final de Grand Slam. Seguro que será más fácil, un poco al menos, porque ya no será la primera”.

En una pista Philippe Chatrier abarrotada, Rafael Nadal firmó una gesta que ya convirtió en tradición. En la pista central del Grand Slam parisino, la celebración del mallorquín no fue la única escena clásica en Roland Garros. Toni Nadal, el entrenador que pilotó el grueso de la carrera del balear, asistió a la final desde el banquillo en una jornada muy especial.

“Lo he vivido con la emoción y los nervios que antes viendo a mi sobrino jugar aquí”, aseguró Toni tras observar el 17º título de Grand Slam de Rafa. “Sé lo que significa para todos que él gane este torneo. Lo he vivido como cuando era su entrenador”.

Toni Nadal, exentrenador y tío de Rafael Nadal, que este domingo ganó el torneo de Roland Garros por undécima vez, dijo que había previsto que su sobrino iba a vencer al austríaco Dominic Thiem en tres sets, como así sucedió.

"Antes de salir he dicho: 'vamos a ganar en tres sets'. Siendo entrenador no lo hubiera dicho, pero siendo tío, pues yo me creía que ganaría, pues al final para Thiem no es fácil. Sabe que hay un gran salto de ganar Roland Garros o no, era su primera final ante un rival muy difícil", manifestó a los periodistas. "Con todos los respetos, Thiem tenía que jugar muy bien" para ganar la final, destacó.
Según Toni, una de las claves del éxito de su sobrino es que "tiene un gran respeto por el adversario y por el torneo".

Asimismo, señaló que Rafael Nadal es "favorito" para vencer de nuevo en Roland Garros y ganar el torneo por duodécima vez.

Mi sobrino "no es imbatible, es muy difícil de batir, porque es un poco mejor que los otros", dijo.
A pesar de vivirla como familiar y no como entrenador, los nervios no fueron menos para Toni Nadal este domingo.

"Una final si eres familiar del que juega no puedes vivirla relajado. Sé lo que se juega mi sobrino aquí: ganar 17 títulos ('Grand Slam') y seguir de número uno", concluyó.

Pese a haber vivido toda una carrera junto a su sobrino, un jugador de cifras ya históricas en el ATP World Tour, Toni no encuentra las palabras para definir las gestas en pista de Rafa. “No le quiero poner un calificativo”, asegura. “No me hubiera imaginado nunca que Rafael sería capaz de ganar 11 veces aquí. A mí me parece increíble. Recuerdo cuando ganó la primera vez y alguien me dijo: le veremos ganar muchas veces por aquí. Yo confiaba en que ganase algunas más, pero ganar 11 me parece una barbaridad”.

¿Cómo encontró el reto de batir a Thiem? ¿Fue una victoria tan amplia como indicó el marcador? “No creo que fuera fácil”, defendió Toni. “El partido estaba muy igualado en el primer set. Ha habido un momento con 5-4 en que Thiem ha hecho un mal juego y se le ha escapado el set. A partir de aquí las cosas cambian y Rafael ha sido claramente superior. El tenis te cambia enseguida. Ante Del Potro el primer set estaba más cerca para Juan Martín. Al final ganó Rafael y el partido cambió de tono”.

En una pista que conoce como nadie, Nadal coronó por quinta ocasión en su carrera una final de Roland Garros sin ceder una sola manga. Una distancia amplia en el marcador en un momento cumbre. Una nueva demostración de poderío en el momento de la verdad. “Recuerdo la final de 2008 ante Federer en la que jugó muy bien. Al final lo que cuenta es ganar. De lo que te acuerdas es de la victoria, no si fue en 3, 4 ó 5 sets. El nivel general de Rafael ha sido muy alto en estas dos semanas. A ver si el año que viene lo repite”.

En París, donde la historia se construye a base de pundonor y mucha fe, la figura de Nadal siguió creciendo ante los ojos de su entorno más cercano.

La historia la reescribe con su puño y raqueta. Rafael Nadal sigue desafiando a la lógica. El rey de la tierra no tiene rival cuando se trata de Roland Garros. La Philippe Chatrier es su dominio y cuando se trata de una final, su título es garantía. Esta vez no fue diferente. Esta vez el español amplió aún más la leyenda. El mito. El No. 1 del mundo conquistó hoy su undécimo Roland Garros. Una auténtica barbaridad. Tras dos horas y 42 minutos de partido, Nadal besó una vez más su tierra amada: 6-4, 6-3 y 6-2. Rafael XI, el impertérrito.

Un dato demoledor para todos sus rivales: Nadal nunca ha perdido una final en Roland Garros. Once finales, once coronas: 2005-08, 2010-14, 2017 y 2018.

Se trata del título No. 17 en Grand Slam para el mallorquín, que reduce distancias una vez más con Roger Federer, poseedor del mayor número de coronas major en el circuito masculino con un total de 20. Nadal se convierte en el segundo jugador en toda la historia en ganar 11 veces un mismo torneo, uniéndose a la australiana Margaret Court, quien logró 11 veces el Abierto de Australia entre 1960-66, 1969-71 y 1973.

El español, sin embargo, ha conseguido algo que nadie antes ha conseguido en la historia del tenis: ganar 11 veces un mismo torneo en tres eventos distintos. Lo hizo en Montecarlo, en Barcelona y sobre todo, en la catedral de la tierra batida, Roland Garros.

Con este resultado, además, Nadal seguirá como No. 1 del Ranking ATP una vez se actualice la clasificación mundial. El español queda con 8.770 por los 8.670 de Roger Federer. Por su parte, Thiem ascenderá hasta el No. 7 del Ranking ATP.

 SET 1 Nadal 6-4
Thiem ganó el sorteo y eligió restar para empezar esta final. Nadal empezó con fuerza y decisión, llevándose el primer juego sin titubeos en dos minutos. Para el austríaco, los primeros intercambios con su servicio mostraron la estrategia de su rival. Tocaría emplearse al máximo con el revés, donde el No. 1 insistiría una y otra vez con bolas altas. Las dos primeras ocasiones de break llegaron en el segundo juego y Nadal convirtió la primera tras un error de derecha de su rival.

Thiem necesitó unos minutos más que su rival para entrar en el partido, pero atacando con su derecha, se hizo él mismo con dos bolas de break en el tercer juego. Y de nuevo con su derecha, quebró a Nadal para restablecer la igualdad. Si al resto se sentía con fuerza, las dudas asaltaron a Thiem al servicio, cometiendo dos dobles faltas en el cuarto juego que dieron aire a su rival. Ese mismo juego sacó lo mejor del austríaco, que se rehizo a tiempo.

La intensidad de la primera manga fue en aumento. Thiem era sabedor que sus opciones pasaban por un poderoso inicio. Y Nadal también era consciente de ello. Disputados 39 minutos, la igualdad era total. 3-3. Todo por decidir. Sin concesiones.

Pero Thiem pestañeó en el momento menos oportuno. Cuando el austríaco servía por mantenerse en la manga, cuatro errores no forzados consecutivos entregaron en bandeja la primera manga al español.

SET 2 Nadal 6-3
La misión se volvía harto complicada para Thiem, que sabía que había perdido una oportunidad de oro en el primer set. El austríaco debía olvidarse cuanto antes de la manga inicial si quería lograr imposible hasta la fecha: vencer a Nadal en una final de Roland Garros. Las cosas no empezaron bien para el austríaco, que tuvo que enfrentarse ya de entrada a cuatro bolas de break en contra en su primer juego al servicio. A la quinta, Nadal quebró para situarse con 6-4 y 2-0. 

Con el marcador a favor, Nadal fue sintiéndose más cómodo. Quizá porque en su subconsciente, la estadística le dejaba más tranquilo: en 17 finales que había disputado previamente en tierra batida al mejor de cinco sets, había ganado todas. Una y una.

Thiem se enfrentaba a una realidad demoledora: los dos hombres capaces de ganar a Nadal en Roland Garros -Robin Soderling y Novak Djokovic- se habían llevado el set inicial.

Con 4-6 y 0-3 en el marcador, el austríaco sacó su genio para desquitarse de las malas sensaciones. Y aunque llegó a tener ventaja con un 30-0 ante el servicio de Nadal en el quinto juego, el mallorquín negó cualquier opción a su rival. Thiem no conseguía despertar y el diez veces campeón cada vez tomaba más control de la situación.

Thiem no perdió la fe ante la adversidad y se hizo con una bola de break en el séptimo juego pero Nadal, sin perder la compostura, negó las opciones de su rival.

SET 3 Nadal 6-2
El imán de la victoria atrajo al No. 1 desde el principio del tercer set. El desenlace estaba escrito y el español se dirigía con decisión hacia la gloria. Aunque Thiem salvó cuatro bolas de break en el juego inicial, sabía que tarde o temprano llegaría lo inevitable.

La calidad tenística fue excelsa durante los intercambios. Nadal consiguió quebrar a su rival una vez más cumplidas las dos horas y cuarto de partido. Pero este quiebre tenía un sentido aún más especial. Era el que le daba el trampolín hacia su undécimo título en el Bois de Boulogne.

Un susto con 2-1 y 30-0: Nadal paró el juego para ser atendido en su brazo izquierdo. Aunque mantuvo el break conseguido, fue atendido una vez más con 3-2 en el marcador. Tras los momentos de confusión, el español siguió adelante hacia una victoria de leyenda. Un nuevo break le situó a las puertas de un misticismo con su nombre y apellido.

Los números no mienten: Rafael Nadal es el mejor jugador de todos los tiempos sobre tierra batida. Nadie puede competir con las cifras, récords y marcas que el español ha ido recopilando a lo largo de su carrera y este domingo en Roland Garros amplió su éxito en París con su undécima Copa de los Mosqueteros. El No. 1 del Ranking ATP conserva un récord de 86 victorias en 88 partidos en la tierra batida francesa para convertirse en el jugador con más títulos en un mismo Grand Slam.

Nadal nunca ha perdido después de cuartos de final en la tierra batida francesa, luciendo un imponente récord de 22-0 en este tipo de partidos (semifinal o final) en su camino hacia sus once coronas.

Pero la estadística no termina ahí, al igual que en la Philippe Chatrier, el manacorense ha levantado el trofeo en once ocasiones en dos torneos ATP World Tour más: el Rolex Monte-Carlo Masters (ATP Masters 1000) y el Barcelona Open Banc Sabadell (ATP World Tour 500). Estos tres escenarios le han concedido el 41,7% de los 79 títulos que en total presenta su vitrina hasta hoy.

Más títulos en un mismo Grand Slam

 Jugador
 Grand Slam
 Títulos
 Años
 Rafael Nadal
 Roland Garros
 11
 2005-08, 2010-14, 2017-18
 Roger Federer
 Wimbledon
 8
 2003-07, 2009, 2012, 2017
 Richard Sears
 US Championships
 7
 1881-87*
 William Renshaw
 Wimbledon
 7
 1881-86, 1889
 William Larned
 US Championships
 7
 1901-02, 1907-11*
 Bill Tilden
 US Championships
 7
 1920-25, 1929
 Pete Sampras
 Wimbledon
 7
 1993-95, 1997-2000
*Challenge round played through 1911 at US Championships

Pero los números son aún más imponentes para el No. 1 del mundo en Roland Garros a la hora de analizar los sets. Y es que ha ganado el 50 por ciento en París por un margen de 6-3.

Sets de Nadal en finales de Roland Garros

 Resultado
 Número de sets
 6-0
 1
 6-1
 5
 6-2
 5
 6-3
 9
 6-4
 7
 7-5
 4
 7-6
 2
En estos partidos, Nadal ha ganado el 61,2 por ciento (207-131) de juegos disputados. Y tres de las finales (2008 v Federer, 2013 v Ferrer y 2017 v Wawrinka), todos rivales del Top 5 del Ranking ATP no cedió un set por más de 6-3.

Nadal en finales de Roland Garros

Sets Ganados/Perdidos
 33-6 (84,6%)
 Juegos Ganados/Perdidos
 225-140 (61,6%)
 Ranking medio de sus rivales
 6,1
Si se atiende exclusivamente a partidos a cinco sets sobre tierra, el récord de Nadal roza la excelencia con un 110-2 (98,2%), perdiendo sólo dos encuentros en los octavos de final de Roland Garros 2009 frente a Robin Soderling y en los cuartos de final en el mismo torneo en 2015 frente a Novak Djokovic. Mientras que a tres sets presenta un 87,5% con 364-52.

Comparativa al mejor de tres y al major de cinco

 Rafael Nadal In...
 Récord
 Al mejor de tres sets
 635-151 (80,8%)
 Al mejor de tres sets en tierra
 364-52 (87,5%)
 Al mejor de cinco sets
 263-36 (87,9%)
 Al mejor de cinco sets en tierra
 111-2 (98,2%)

Por otra parte, Nadal contribuido en gran medida al dominio de un 'Big Five' (Nadal, Federer, Djokovic, Murray y Wawrinka) desde que ganó su primer Roland Garros en 2005. Desde entonces, esos cinco jugadores suman 51 de los últimos 53 títulos que se han puesto en juego. Nadal ha ganado 17 coronas, Federer suma 20, mientras que Djokovic tiene 12. En el caso de Murray y Wawrinka se reparten tres cada uno. Los otros dos nombres que han sido campeones de Grand Slam son los de Juan Martín del Potro (US Open 2009) y Marin Cilic (US Open 2014).

Líderes de Grand Slam de todos los tiempos

 Jugador
 Títulos de Grand Slam
 1. Roger Federer
 20
 2. Rafael Nadal
 17
 3. Pete Sampras
 14
 T4. Novak Djokovic
 12
 T4. Roy Emerson
 12

Tanto Nadal como Thiem han sido los dos grandes dominadores de la superficie. Y esta temporada el español y el austriaco comparten marca como los jugadores que más veces han ganado en tierra batida en 2018.

Líderes victorias ATP World Tour en tierra

 Jugador
 Récord en tierra 2018 
 1. Rafael Nadal
 26-1
 2. Dominic Thiem
 26-6
 3. Alexander Zverev
 21-4
 4. Diego Schwartzman
 17-7
 5. Fabio Fognini
 17-9

Pues ya tiene Nadal, desde hoy, 10 de Junio, 17 grandes en la buchaca, a ver si llega a los 20 de Federer por lo menos y el Suizo ya no gana más, desde luego que fácil no se lo está poniendo en ese bonito duelo paralelo por ver quién se lleva más grandes. Veremos en los próximos años, al menos Nadal tiene la ventaja de una relativa juventud respecto a Federer, debe aprovechar eso y que aún no hay un joven que sea realmente talentoso o prodigioso capaz de disputarles esa capacidad que con frecuencia han tenido para anotarse grandes. Sólo Djokovic, parece una amenza para este año, una vez que se recupere de sus problemas físicos y es una amenaza potente, porque cuando está bien parece imparable, salvo en tierra, coto de Rafa.

Rafa dejará de ganar grandes, por pérdida de facultades físicas más que por el mérito de futuros rivales, esperemos que ese día aún tarde unos años en llegar. Estamos ante el mejor deportista no solo español, sino mundial, de todos los tiempos y todavía no somos conscientes de ello, pero cuando se retire, lo seremos.

Respecto a esto de correr, estoy, un poco fuera de juego pero sin tirar la toalla del todo.

HITOS

2010

23 FEBRERO-88 KILOS. A 61 DIAS.

24 FEB. COMIENZO A CAMINAR.A 60 DIAS.

25 FEB.SABIENDO QUE ME VOY A CALAR,HAGO EJERCICIO Y EVIDENTEMENTE ME CALO HASTA LOS HUESOS,PERO ESTA ES YA MI SEGUNDA VICTORIA. A 59 DIAS.

1 MARZO. EMPIEZO A CORRER CON 3 KMS, POR FIN¡¡¡. A 55 DIAS.

10 MARZO. COMIENZO LA DIETA CON 88.9 KILOS. A 46 DIAS.

10 MARZO. CUBRO 5 KMS,YA CASI 1/4 DE LA MEDIA. A 46 DIAS.

17 MARZO. CUBRO 8 KMS,MAS DE 1/3 DE LA MEDIA. A 39 DIAS.

17 MARZO. PESO 87.2 KILOS.LA BASCULA POR FIN EMPIEZA A CEDER ,PESO MAS BAJO DE LO QUE VA DE AÑO. LA DIETA Y EL ENTRENAMIENTO EMPIEZAN A FUNCIONAR. A 39 DIAS.

21 MARZO. PESO 86.1 KILOS.QUE BIEN PINTA TODO¡¡¡. A 35 DIAS.

26 MARZO.PESO 85 KILOS. A 30 DIAS.

26 MARZO. CUBRO 10 KMS, CASI LA MITAD DE LA MEDIA. A 30 DIAS.

11 DE ABRIL. CUBRO 12 KMS, PASANDO POR EL KM 10 EN 58:55. A 14 DIAS.

15 DE ABRIL. PESO 83.5 KILOS. A 10 DIAS.

18 DE ABRIL. CUBRO 15 KMS CON MARCA PERSONAL. A 7 DIAS. 1h:32:18

25 DE ABRIL. COMPLETO LA MEDIA MARATON DE JEREZ (20633m) en 2h:19:36

18 DE OCTUBRE. PESO 92,4 KILOS.

19 DE OCTUBRE. HOY COMENCE DE NUEVO A CORRER CON 3 KMS TRAS 4 MESES FUERA DE JUEGO.

22 DE OCTUBRE. ALCANZO LOS 5 KMS, YA ESTOY MAS CERCA.BIEN¡¡.

25 DE OCTUBRE. PESO 90,5 KILOS.

31 DE OCTUBRE. COMPLETO 8.3 KMS.

1 DE NOVIEMBRE. PESO 89.3 KILOS.

13 DE NOVIEMBRE. COMPLETO 10 KMS, SE HAN HECHO ESPERAR PERO AL FINAL TODO LLEGA. BIEN¡¡¡. 1h:12:22

15 DE NOVIEMBRE. PARON POR SOBREPESO, TOCA ADELGAZAR.

2011

15 DE ENERO. PESO 89.9 (ROMPO LA BARRERA DE LOS 90 KILOS).

28 DE ENERO. RETOMO ENTRENAMIENTOS TRAS DOS MESES Y MEDIO SIN CORRER COMPLETANDO 4 KMS EN 29:30:00

14 DE FEBRERO. COMPLETO 10 KMS EN 1h:06:27

19 DE FEBRERO. COMPLETO 15 KMS EN 1h:50:06

22 DEFEBRERO. BAJO DE 30 MINUTOS EN 5 KMS. 28:41:50

27 DE FEBRERO. MARCA PERSONAL EN LA MEDIA DE JEREZ . (20633 metros) en 2h:10:16

3 DE ABRIL. MARCA PERSONAL EN EL CIRCUITO DE LA MEDIA DE MADRID CON 2h:16:09

10 DE ABRIL. BAJO DE LA HORA EN 10 KMS. 59:14:70

17 DE ABRIL. MARCA PERSONAL DE 10 KMS. 55:41:00

4 DE MAYO. PESO 84.8 KG (ROMPO LA BARRERA DE LOS 85 KILOS).

7 DE MAYO. MARCA PERSONAL DE 15 KMS. 1h:29:19

7 DE MAYO. MARCA PERSONAL DE MEDIA. 2h:11:48

16 DE JULIO. ALCANZO LOS 81.7 KG. LA ULTIMA VEZ QUE TUVE UN PESO COMO ESTE FUE HACE 12 AÑOS.

1 DE OCTUBRE. MARCA PERSONAL EN MILLA. 6:56:42

9 DE OCTUBRE. MARCA PERSONAL EN 5 KMS. 25:42:58

14 DE OCTUBRE. MARCA PERSONAL EN 10 KMS. 54:26:68

19 DE OCTUBRE. PESO 79.9 KG (ROMPO LA BARRERA DE LOS 80 KILOS).

23 NOVIEMBRE. MARCA PERSONAL EN 10 KMS. 53:20:10

27 NOVIEMBRE. MARCA PERSONAL EN 10 KMS. 51:23:20

18 DICIEMBRE. MARCA PERSONAL 15 KMS. 1h:27:29

18 DICIEMBRE. MARCA PERSONAL MEDIA. 2h:03:38

29 DICIEMBRE. MARCA PERSONAL 5 KMS. 24:16:55

29 DICIEMBRE. MARCA PERSONAL 3 KMS. 14:07:82

2012

29 ENERO. MARCA PERSONAL 15 KMS. 1h:23:51

21 OCTUBRE. VUELVO A BAJAR DE 1 HORA EN 10 KMS TRAS MESES SIN PODER HACERLO.

2013

06 NOVIEMBRE. LOGRO VOLVER A BAJAR DE LA HORA EN 10 KMS.

11 DICIEMBRE. BAJO DE 90 KG.

22 DICIEMBRE. MARCA DEL AÑO EN 10 KMS. 57:38:90

27 DICIEMBRE. COMPLETO 24 KMS POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA.

2014

02 ENERO. MEJOR MARCA DE MEDIA MARATON VIVIENDO EN LEON. 2h:18:42

EL CAMINO...

25 NOV 2010. OBJETIVO 1- UN DIA SIN TOMAR NI NESQUIK, NI BOLLERIA, NI GALLETAS. CONSEGUIDO.


26 NOV 2010. OBJETIVO 2- DOS DIAS SIN TOMAR NESQUIK, BOLLERIA Y GALLETAS. CONSEGUIDO.


28 NOV 2010. OBJETIVO 3- TRES DIAS SIN TOMAR NESQUIK, BOLLERIA Y GALLETAS. CONSEGUIDO.


1 DIC 2010. OBJETIVO 4- CINCO DIAS SIN TOMAR NESQUIK, BOLLERIA Y GALLETAS. NO CONSEGUIDO.


9 DIC 2010. OBJETIVO 5- OCHO DIAS SIN TOMAR NESQUIK, BOLLERIA Y GALLETAS. NO CONSEGUIDO.


13 SEPT 2011. OBJETIVO 6- 40 DIAS SIN TOMAR NESQUIK, NI LECHE. CONSEGUIDO¡¡¡.


10 MAR 2014. OBJETIVO 7- 50 DIAS CUIDANDOME.


29 MAYO 2017. OBJETIVO 8- 50 DIAS CUIDANDOME.

LOS OBJETIVOS

OBJETIVO 1- 5 SEPT 2012. BAJAR DE 90 KILOS. CONSEGUIDO EL 18 DE OCTUBRE.

OBJETIVO 2- 18 OCT 2012. BAJAR DE 85 KILOS. CONSEGUIDO EL 23 DE NOVIEMBRE.

OBJETIVO 3- 23 NOV 2012. BAJAR DE 80 KILOS. NO CONSEGUIDO.

OBJETIVO 4- 19 NOV 2013. BAJAR DE 90 KILOS. CONSEGUIDO EL 21 DE NOVIEMBRE.

OBJETIVO 5- 10 MAR 2014. BAJAR DE 80 KILOS. CONSEGUIDO EL 13 DE JUNIO.

OBJETIVO 6- 29 DE MAYO 2017. BAJAR DE 87 KILOS.